Las ventanas, físicas o virtuales, son ahora nuestra entrada a universos paralelos. Carmen Dalmau